Contactar con GRANADA REPUBLICANA UCAR

Correo Electrónico: info@granadarepublicana.es

domingo, 11 de octubre de 2009

Dos libros contundentes que plantan cara a la monarquía española


Pascual Serrano

Le Monde Diplomatique

Día a día, poco a poco, el decorado que apuntala la figura de la monarquía española se va desmantelando. Primero fueron los humoristas, que dispararon dardos, ahora ya vienen un periodista y un político que usan fuego real, es decir, datos, cifras, fuentes contrastadas. Nos referimos a dos libros publicados a lo largo de este año.

El primero, “Hasta la coronilla. Autopsia de los Borbones” (Txalaparta), del periodista Iñaki Errazkin, es, antes que nada, un libro elegante, educado, que tiene el mérito de hablar de la historia de los Borbones sin odio, pero consiguiendo que los lectores los odiemos. Es lo que tiene la verdad cuando lleva muchos años ocultada, que contada con rigor, puede despertar la indignación, porque es mucha la información de ese libro que ayuda a poner en su sitio la figura de la familia Borbón, desde Felipe V hasta Juan Carlos I. Y después de leer el libro de Errazkin, cualquiera llegará a la conclusión que ese sitio no es otro que el de la desvergüenza.

Nuestro segundo libro, es el del senador del PNV Iñaki Ansagasti, “Monarquía protegida por la censura” (Akal). Lo más curioso de este trabajo es descubrir que el autor ha tenido que publicar este libro para que nos enteremos de sus intervenciones públicas o sus preguntas parlamentarias respecto a la corona, porque los medios siempre se las silenciaron. De modo que así descubrimos al mismo tiempo dos miserias: la de la monarquía y la de nuestros medios de comunicación que vetan cualquier referencia crítica ala Casa Real aunque vengan de un legítimo representante democrático de los ciudadanos. Y por si fuera poco parece que han retirado el libro de El Corte Inglés, la FNAC y las librerías de los aeropuertos.

En conclusión, que, aunque la inmunidad borbónica siga vigente en los medios de comunicación, la de los libros ya se les ha acabado. Vamos bien.

No hay comentarios: