Contacta con GRANADA REPUBLICANA UCAR

Escríbenos un correo electrónico a info@granadarepublicana.es

domingo, 14 de abril de 2019

Feliz Día de la República


En el día de hoy, 14 de abril de 2019, conmemoramos el 88 aniversario de la proclamación de la II República Española, recordando a las víctimas del fascismo, que dieron su vida o su libertad por defender la legalidad constitucional, y trabajando por la construcción de un nuevo proyecto republicano para nuestro país, como apuesta de futuro por una España al servicio de sus gentes.

Salud y Tercera.

Junta Directiva de Granada Republicana UCAR


viernes, 29 de marzo de 2019

Invitación Participación Ciudadana - XV Cena Republican​a Granadina - Viernes 12 Abril 2019


Queridos/as amigos/as:

La asociación ciudadana Granada Republicana UCAR organiza, por decimoquinto año consecutivo, la tradicional Cena Republicana, el mismo acontecimiento que propició nuestra fundación en 2005. 

Como todas las primaveras, os invitamos a que acudáis con vuestra gente, para disfrutar una inolvidable velada republicana. En esta ocasión, rendiremos homenaje a María Pacheco (1497-1531), la Leona de Castilla, la granadina que lideró el movimiento comunero contra el emperador Carlos, y a José María Coronas Salcedo (1943-2018), tesorero federal de nuestra organización hermana Unidad Cívica por la República y activista infatigable de multitud de causas justas, desaparecido el pasado verano. 

La cita es el viernes 12/04/2019, a las 21:00 horas, en el restaurante Sierra Blanca del granadino barrio de Cartuja (antigua Manjoniana), sito en calle Gutierre Tibón, 17, entre Correos y Tráfico.

El precio de la Cena será de 23,00 euros por comensal. El pago se hará en efectivo durante la misma noche del evento.

Podéis hacer vuestras reservas a través de las siguientes vías de contacto (solo se admitirán las realizadas antes del jueves 11):

- Baltasar Garzón Garzón: 696 910 025 / baltasar1946@gmail.com.

- José Mª García Labrac: 653 026 659 / info@granadarepublicana.es.

Os esperamos el próximo 12 de abril, para celebrar en la mejor compañía el 88 aniversario de la proclamación de la II República Española.

Salud y Tercera.

P.D.: Podéis consultar el menú de la Cena aquí. A la hora de reservar vuestros cubiertos, necesitamos saber si preferís carne o pescado de segundo plato.

* Cartel gentileza del compañero Pablo Jones Medina.

jueves, 28 de marzo de 2019

¿Es hora de lazos morados?


Loïc Javier Molinete Silván (*)

La Mirada Común

28/03/2019

Los lazos son símbolos políticos de causas que pueden considerarse justas y que tienen como finalidad visibilizar y concienciar a la población ante un determinado problema social que nos afecta como conjunto. La reivindicación del pueblo catalán, por un lado, para conseguir el derecho a la autodeterminación y, por otro, la petición de puesta en libertad de los líderes independentistas, ha llenado Cataluña, y la actualidad, de lazos amarillos. Pero esa batalla simbólica posiblemente no sea la mejor para la consecución de unos objetivos, por muy legítimos que estos sean.

La elección del título de este artículo no es baladí, ya que desde el movimiento democrático republicano bien se podría utilizar este símbolo ―con permiso, por supuesto, de la lucha contra las violencias machistas―, como exponente de una forma de estado que representa al conjunto de la sociedad. La república es también una serie de valores comunes que siempre han inspirado a los pueblos y, como en el caso del republicanismo francés, simboliza la libertad, la igualdad y la fraternidad, ideales, por cierto, profundamente feministas, que por desgracia aún no se encuentran plenamente implementados en nuestras sociedades, y muy difícilmente lo estén algún día. De cualquier manera, es fundamental seguir defendiéndolos, como a la alegría de Benedetti. 

Desde hace unos años, y «gracias» al problema catalán, España está debatiendo entre banderas y símbolos que enfrentan pueblos, comunidades de vecinos e incluso familias, a pesar de que previo al auge independentista nos encontrábamos ante una profunda crisis de régimen del 78, y de los pilares en los que se basaba, especialmente la Corona ―aunque podríamos decir que sigue en crisis, tres elecciones generales en cuatro años no son una casualidad, pero ha cambiado el cariz de la misma―. Tras la abdicación de Juan Carlos I, la monarquía atravesaba su momento más débil por los numerosos escándalos que rodeaban a nuestro rey emérito. Con la llegada de su hijo, el descrédito de la Corona se ha visto agudizado en el caso de Cataluña, fundamentalmente por el papel tan poco conciliador de Felipe VI tras las actuaciones policiales del 1-O. 

Antes de centrarse en la causa sobre el derecho a decidir de una parte, habría sido el momento idóneo para trazar lazos, aunar esfuerzos y abrir el debate de la reforma constitucional, de un nuevo pacto social que debía ser reconstruido tras el duro golpe que supuso la crisis económica, pero también debemos hablar del modelo territorial asimétrico que quedó aparcado desde 1978. A mi juicio, ese es el error de las fuerzas republicanas de Cataluña, quienes, al abrigo del nacionalismo patriotero, no se han detenido a debatir qué modelo de república es la que querían, y han obviado alianzas con los diferentes pueblos de España. Todo esto podría abocarnos al precipicio de la extrema derecha, y posiblemente nos haya hecho retroceder décadas en la construcción republicana y territorial tan necesaria.

A pesar de todo ello, no debemos ser pesimistas y caer en el desánimo, pues posiblemente todavía estamos a tiempo de rectificar, aunque cada vez el divorcio es mayor entre la sociedad catalana y el conjunto del Estado. En los últimos meses hemos visto cómo han comenzado a organizarse movimientos por el derecho a decidir nuestra forma de estado, especialmente entre la comunidad estudiantil, ya que cada vez son más las generaciones que no hemos decidido qué modelo constitucional debe conformar nuestro país y tenemos derecho a hacerlo. Para ello es fundamental aprender de los errores y poner en valor los medios, no solo el objetivo.

No creo que las fuerzas políticas del ámbito nacional se encuentren ahora mismo en posición de articular consensos sociales: pareciera que el clima de confrontación beneficia sus intereses electorales más inmediatos, sin analizar la situación a medio plazo. Hemos vuelto a los tradicionales ejes de identitarios de nuestro sistema político (izquierda-derecha y centro-periferia). Pero si algo nos enseñó el movimiento del 15M fue la necesidad de escucharnos y debatir, aunar esfuerzos y organizarnos al margen de estructuras. Necesitamos articular nuevos consensos que nos permitan volver a tender puentes, lazos morados que representen la libertad, la igualdad y la fraternidad. Pero el símbolo no debe desviarnos la atención hasta el punto de olvidar lo que este representa.

(*) El autor, Loïc Javier Molinete Silván, licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración, es vocal de la Ejecutiva de la asociación ciudadana Granada Republicana UCAR.

https://lamiradacomun.es/opinion/es-hora-de-lazos-morados/

sábado, 9 de marzo de 2019

Venezuela: la Revolución Bolivariana en su laberinto - Grabación de la tertulia entre Carmen Morente y Miguel Ángel García (04/03/2019)


Vídeo de la tercera sesión del ciclo de tertulias Los Lunes Republicanos, celebrada el 4 de marzo de 2019 en el Centro de Documentación Científica de Granada. El evento, titulado Venezuela: la Revolución Bolivariana en su laberinto, consistió en un debate entre la historiadora Carmen Morente Muñoz y el economista Miguel Ángel García Rubio. 

El acto fue organizado por la asociación ciudadana Granada Republicana UCAR. Su presentadora y moderadora fue la compañera Silvia Ana Defior Citoler, vocal de la Junta Directiva de nuestro colectivo.

martes, 26 de febrero de 2019

Andalucía ante un nuevo modelo territorial y político


José Antonio Ruiz López (*)


26/02/2019

La historia reciente de España ha estado marcada profundamente por las decisiones políticas que se han tomado en Andalucía. Tras la muerte del dictador, la configuración territorial que surge en la Constitución de 1978 es muy parecida a la de la II República: un Estado central que garantiza el principio de igualdad de todos los españoles, con unas autonomías que, con una distinción clara entre regiones y nacionalidades, atiendan a las peculiaridades lingüísticas, culturales e ideológicas propias de estos territorios.

El modelo territorial estaba pensado para que se crearan un tipo de autonomías, las nacionalidades, que tuvieran más competencias y las adquirieran del gobierno central con mayor rapidez que otras autonomías, las regiones, que podrían adquirir ciertas competencias con el trascurso del tiempo. 

El modelo territorial de 1978 es, por tanto, asimétrico, y las nacionalidades estaban predeterminadas en las que anteriormente “hubiesen plebiscitado afirmativamente proyectos de Estatuto de autonomía en el pasado” según la Disposición Transitoria Segunda de la Constitución. La posibilidad teórica de que otras comunidades autónomas pudieran constituirse en régimen de nacionalidad se desvanecía por la gran dificultad que presenta para ello el artículo 151.

Sin embargo, este modelo territorial salta por los aires en 1980, en Andalucía. Tras la gran manifestación del 4 de diciembre de 1977, Andalucía plantea constituirse como nacionalidad, algo que no cabía en los planes del gobierno ni de los constituyentes del 78. Tras la derrota exitosa del referéndum del 28 de febrero, el sistema territorial asimétrico planteado en el 78 salta por los aires, y su precursor, el gobierno de la UCD, se descalabra.

En los años 80, se desarrollan los pactos autonómicos del languideciente gobierno de la UCD con el PSOE de Felipe González, que finalmente configuraron una estructura territorial similar para todas las autonomías, lo que se vino a llamar el “café para todos”. Con una estructura similar a la de un Estado Federal, todos los territorios de España pertenecen a una comunidad autónoma y las competencias, aunque a distintas velocidades, se asemejan. Quizás queda la excepción del País Vasco y Navarra, con los fueros y el cupo.

Sin embargo, el paso de los años ha demostrado que esta fórmula no es estable. El fracaso de poder avanzar en competencias mediante los pactos estatutarios unido al descalabro del nivel de vida de las clases trabajadoras tras la crisis de 2008, que todavía 10 años después seguimos padeciendo, ha resultado en un aumento de las pretensiones independentistas de las nacionalidades. Frente a la ola independentista, ha surgido una reacción centralizadora que se materializó en los resultados de las elecciones andaluzas de 2019.

El sistema político del 78 se resquebraja rápidamente. El modelo político, económico y social de la segunda restauración borbónica, como ocurrió con la primera, no es capaz de regenerarse y empieza a agonizar. La Constitución del 78, que en muchos elementos fue concebida no solo como una Constitución de la transición, sino de transición, necesita reformarse profundamente, o apelar directamente al poder constituyente del pueblo español. Y Andalucía debe jugar, como siempre, un papel relevante en el nuevo modelo político. La Andalucía republicana debe tomar las riendas y liderar un proyecto constituyente que desemboque en la III República Federal Española.

(*) El autor, José Antonio Ruiz López, doctor en Física Aplicada e investigador en el Reino Unido, forma parte de la asociación ciudadana Granada Republicana UCAR.

https://lamiradacomun.es/opinion/andalucia-modelo-politico/

miércoles, 20 de febrero de 2019

Laberinto Revolución Venezuela - Los Lunes Republicanos - 4 Marzo 2019 - Centro Documentación Científica


LOS LUNES REPUBLICANOS
Ciclo de tertulias sobre cuestiones de interés

TERCERA SESIÓN

VENEZUELA: LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA EN SU LABERINTO

Invitados:

- Carmen Morente Muñoz, historiadora y miembro de la Plataforma Simón Bolívar de Granada

- Miguel Ángel García Rubio, profesor titular de Economía Aplicada en la Universidad de Granada

Presentadora y moderadora: Silvia Ana Defior Citoler, vocal de la Junta Directiva de Granada Republicana UCAR

Fecha: Lunes 4 de marzo de 2019

Hora: 19:00

Lugar: Salón de Actos del Centro de Documentación Científica (calle Rector López Argüeta, s/n, entre la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología y el Colegio Mayor Isabel la Católica)

Entrada: Libre hasta completar aforo

Organiza: Granada Republicana UCAR

Cartel: Loïc Javier Molinete Silván

miércoles, 6 de febrero de 2019

Presentación de “Constitución꞉ La Reforma Inevitable” - Vídeo del acto con Antón Losada y Javier Pérez Royo (31/01/2019)


Grabación de la presentación en Granada del libro "Constitución:La Reforma Inevitable", celebrada el 31/01/2019 en "La Bombonera" del Complejo Administrativo Triunfo. En la actividad participaron los autores del volumen: Antón Losada y Javier Pérez Royo. 

El evento fue organizado por la asociación ciudadana Granada Republicana UCAR, con la colaboración de Roca Editorial, la empresa responsable de la edición de la obra, y el Seminario Otro Pensamiento es Posible de la Universidad de Granada. Su presentadora y moderadora fue Carmen Menéndez, vocal de la Ejecutiva de nuestra organización.

P.D.: Aprovechamos la ocasión para dar las gracias públicamente a Antonio Arenas, periodista del diario Ideal, por facilitarnos el audio del acto. Con su ayuda hemos podido solucionar el problema inicial del vídeo.

miércoles, 23 de enero de 2019

La democracia como horizonte de esperanzas


Antonio Molina Guerrero (*)


23/01/2019

Decía Fernando Birri que las utopías siempre se alejan: si avanzas un paso se retiran un paso. Si avanzas dos pasos se retiran dos pasos. Y aun así merece la pena perseguirlas porque nos inspiran y nos animan a caminar. Incluso conociendo las dificultades. Incluso previendo los obstáculos y las frustraciones. E incluso anticipando la reacción. Es una idea bonita, que mantiene la esperanza y que da sentido al esfuerzo por construir un mundo mejor entre todos. Así que mantengámosla en la mente un momento.

Da igual cómo imaginemos un sistema democrático: a poco que nos esforcemos podremos imaginar más opciones de elecciones en más temas relevantes, en más detalles o decisiones cruciales, en más participación de más gente, más representatividad y más mecanismos para que la voluntad de la mayoría sea la voluntad a seguir, y para controlar cualquier desmán. Y es que la democracia perfecta es asintótica: siempre está acercándose a un punto de perfección que se escapa y que, teóricamente, alcanzará en el infinito. Siempre es algo a mejorar, a repensar... Es una utopía.

Y ahora, si relacionamos las dos ideas, es cuando nos ponemos a pensar qué tipo de vida queremos vivir, y en qué tipo de país queremos hacerlo. Y qué querríamos mejorar en nuestro país, y en qué dirección. Hasta ahora no es una cuestión de medios: tan sólo de deseos, de direcciones.... Del horizonte de esperanzas que perseguir. Y habrá cientos de parámetros e índices interesantes que estudiar, y sobre los que elegir. Y en todos esos aspectos, habrá una posibilidad que será mejor que otras, que estará más cerca del ideal, del horizonte, de ese punto que atisbamos unos pasos más allá y que aun así nos esquiva. Vamos a poner ejemplos:

Parece razonable pensar que será preferible tener una alta renta per cápita y bajos índices de pobreza. Y si pensamos en igualdad jurídica, parece razonable pensar que es mejor que todos seamos iguales ante la ley, a que unos cuantos sean mejores y todos los demás peores ante dicha ley. Recordemos que estamos pensando sobre democracias. Quienes prefieran sistemas diferentes y no democráticos no tendrán ningún problema en asumir estados donde ante la ley los hay que son mejores y los que son peores: y la ley tratará con muchísima más benevolencia a unos (por muy corruptos que sean) que a otros (por muy necesitados que estuvieran). Pero salvo que alguien pueda argumentarlo cabalmente, y ya anticipo que no es posible, desde una perspectiva de lucha por la democracia es fundamental la mayor igualdad ante la ley.

El planteamiento republicano es abiertamente democrático. Y por tanto debe fomentar la igualdad ante la ley y los mecanismos para garantizar que dicha igualdad no se rompa: da igual si el número de privilegiados, de desiguales ante la ley para beneficio propio, es de 10 o de 100 o de 1000.... Salvo porque desde una perspectiva democrática, el sistema será peor cuanto más de estos haya y cuanto más diferentes sean en privilegios del conjunto de la población. Y da igual el mecanismo de legitimación supuesta de ese privilegio: si es porque los antepasados de uno mataron a un dragón imaginario, o porque algún dios con tiempo libre se aficionó a la selección de personal, o porque una chica en un lago le tiró una espada mojada a un abuelo despistado, o porque fue elegido por un dictador fascista y le voló la cabeza a su hermano para evitar competencia. Todo esto da igual: independientemente de la presunta causa de legitimación del privilegio, un país será más democrático cuanto más iguales sean sus habitantes entre sí ante la ley.

Y por eso el planteamiento republicano basa su argumentación, así como su legítima aspiración, en el avance democrático: no tenemos nada en contra de los reyes por ser una forma de cooperativismo restringido (sólo para la “famiglia”). No tenemos nada en su contra por ser atavismos del pasado que, como el oficio de torturador o el de adivino, irán desapareciendo en una sociedad avanzada y democrática. Ni por basar su presunta legitimidad en la misma consanguineidad que tantas taras genéticas produce y que en perros se llama “pedigrí”. Ni siquiera por las vinculaciones evidentes entre monarquía y corrupción a lo largo de tantos años: también hay corruptos que no tienen midiclorianos ficticios en sangre y, por tanto, no son mejores ante la ley que los demás.

Prosigamos: no tenemos nada en contra de los reyes por ser títeres del poder que los puso ahí como contrapeso al impulso democrático de los pueblos. Al fin y al cabo, para cierta oligarquía siempre es más fácil sobornar a una familia que comprar un país entero. Y si el rey sabe que su único valedor es ese poder, no hará nada fuera de lo que quiera, ordene y mande dicho poder que lo sostiene en la silla dorada. Ni por ser enchufados al puesto por un dictador fascista que, y ya es triste, era vasallo del mismo poder... Es más: ni siquiera por volarle la cabeza a un hermano de catorce años. Todo esto puede ser terrible y nos puede hablar muy mal de las personas que ostentan el cargo. Pero no del cargo en sí. Y lo peor de las personas que ostentan dicho cargo es el cargo en sí. Es el cargo en sí lo que permite a alguien dispararle a bocajarro un revólver a su hermano y no tener que responder ante la justicia. Así que es el cargo lo que lleva a alguien que se sabe impune a plantearse medidas expeditivas para solucionar sus discusiones internas sobre pedigrís de peor o de mejor calidad.

Si imaginamos un país perfecto en todo excepto en que tiene rey y queremos hacerlo más democrático, la única forma de mejorarlo sería hacernos a todos iguales ante la ley eliminando ese cargo.

Si queremos un país tan democrático como sea posible, debemos querer un país tan igualitario ante la ley como sea posible. Y eso excluye atavismos de consanguineidad, enchufados por dioses o por dictadores al cargo, campechanos corruptos y alegres de gatillo y, por supuesto, el mismo concepto de rey. Es algo evidente a poco que se piense, y lo único que nos puede llevar a olvidar este hecho es uno bueno. Tan bueno que nos induzca a olvidar que el peligro para la democracia, y por tanto para la libertad de todos, no está en la bondad de personaje si no en el cargo que ostenta.

Por eso decía John Locke que “los buenos reyes son los peores enemigos de los hombres libres”.

Afortunadamente, en España no tenemos de esos.

(*) El autor, Antonio Molina Guerrero, psicólogo y técnico en prevención de riesgos laborales, es vocal de la Junta Directiva de la asociación ciudadana Granada Republicana UCAR.


lunes, 14 de enero de 2019

Presentación Libro Granada - “Constitución꞉ La Reforma Inevitable” - Antón Losada y Pérez Royo - Jueves 31 Enero - Complejo Administrativo Triunfo


PRESENTACIÓN EN GRANADA DEL LIBRO
Intervienen sus autores:

- Antón Losada, profesor titular de Ciencia Política en la Universidad de Santiago de Compostela y doctor europeo en Derecho

- Javier Pérez Royo, catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Sevilla y miembro de la Comisión Redactora del Estatuto de Autonomía para Andalucía de 1981

Presenta y modera: Carmen Menéndez, secretaria de Granada Republicana UCAR

Fecha: Jueves 31 de enero de 2019

Hora: 19:00

Lugar: Salón de Actos "La Bombonera" del Complejo Administrativo Triunfo (cuesta del Hospicio, s/n, enfrente del Hospital Real, Granada capital)

Entrada: Libre hasta completar aforo

Organiza: Granada Republicana UCAR

Colaboran: Roca Editorial y Seminario Otro Pensamiento es Posible de la Universidad de Granada

Cartel: Pablo Jones