Contacta con GRANADA REPUBLICANA UCAR

Escríbenos un correo electrónico a info@granadarepublicana.es

martes, 25 de febrero de 2020

Una República para nuestras hijas


25/02/2020

Los que ya contamos con una edad para tener hijos e hijas en plena juventud vivimos la España en blanco y negro que penaba con una televisión del régimen, en la que únicamente se podía elegir entre dos cadenas. Recuerdo que una vez muerto el dictador y echado a andar el sistema democrático, el país intentaba acomodarse a los modos occidentales más civilizados y en TVE se emitió una campaña contra los piropos en la calle protagonizada por albañiles. Encarnaban la esencia del macho ibérico lanzando desde un andamio sus groserías a una sufrida peatón. Aunque todavía menor, esa fue la primera ocasión en la que comencé a entender que las cosas entre hombres y mujeres, como yo las conocía y se me habían enseñado, no eran totalmente ciertas ni inmutables.

Luego, con el discurrir de la vida uno va adquiriendo conciencia feminista, con lecturas, charlas y reflexiones, aunque de forma imperfecta, ya que nunca se llega a controlar del todo los pensamientos automáticos o los actos reflejos que se amparan en la educación machista que se recibió de niño.

Si con la experiencia diaria de madres y parejas íbamos constatando los perjuicios del patriarcado, lo que a muchos nos llevó al terreno de la lucha activa por la igualdad entre hombres y mujeres fue el nacimiento de nuestras hijas, que vino aparejado con el deseo de que tuvieran el mejor desarrollo y alcanzasen las más altas metas en condiciones equiparables con sus hermanos varones. 

Y ahí surgen enseñanzas a través de las vivencias de ellas en las que se ponen de manifiesto las problemáticas y las discriminaciones que sufren las mujeres desde la cuna y a lo largo del proceso educativo, desde la escuela infantil hasta la universidad. En sus actividades deportivas y de tiempo libre, en muchos casos masculinizadas. En sus relaciones sociales, círculo de amigos y ocio nocturno. Que culminan en precarias perspectivas laborales, la esquiva brecha salarial o la angustiosa planificación de la maternidad. Situaciones a las que sus hermanos no han tenido que enfrentarse.

Somos familias que nos esforzamos para qué esas niñas y esas jóvenes vayan superando etapas en un proceso que se dice meritocrático y en el que presuntamente funcionan la igualdad, el mérito y la capacidad para alcanzar los objetivos de vida que cada cual se marca.

Son estas jóvenes las que, junto con las veteranas de la lucha feminista, han protagonizado las movilizaciones de los últimos años contra las expresiones más extremas de la violencia machista: las violaciones en grupo y el asesinato en el ámbito de la pareja y la expareja. Impugnando aspectos esenciales de nuestra organización social, del sistema jurídico, policial, educativo, de los medios de comunicación, etc.

Y es aquí donde aparece una cuestión que, si bien quizás no tenga la urgencia de las anteriores, sí tiene máxima importancia, me refiero a la Jefatura del Estado, cuya misión es, como se sabe, “la más alta representación de la Nación”, nación cuya soberanía reside en el pueblo. Y que tiene un valor simbólico mayúsculo en la articulación institucional y social del país.

Esta Jefatura la ocupó Felipe VI en detrimento de sus hermanas mayores en un momento crítico para la credibilidad de la Corona. Pero lo hizo cuando mayoritariamente la sociedad ya no entiende que se dé preferencia al hombre frente a la mujer en la sucesión al trono ni en ningún otro puesto de decisión ya sean del ámbito público o del privado.

Esa discriminación flagrante es fruto de la regulación establecida en la Constitución del 78, que evidentemente ha quedado superada por la evolución de la sociedad española hacia una conciencia y una organización más igualitarias, por lo que su no reforma se revela como uno de los síntomas más claros de la esclerosis constitucional que sufrimos. Pero, además, pone de relieve la falta de capacidad de adaptación de la institución monárquica a cada momento social, cuando se corona rey a una persona que se nombró príncipe de Asturias treinta y siete años antes, sin conocer cuáles iban a ser sus capacidades.

Ahora es una niña la que está nombrada heredera para ejercer la Jefatura del Estado, una aspirante a reina que no ha tenido ni tendrá que merecerse el cargo, ni ha demostrado ni demostrará ante nadie que tiene la capacidad y que no ha competido ni competirá con otros candidatos. Leonor de Borbón queda fuera de la cultura del esfuerzo en cuyo contexto tienen que competir nuestras hijas y el resto de españoles.
Pero no sólo su acceso al ámbito profesional está regido por la excepcionalidad, también su vida escolar y su desarrollo personal. Es más, crecerá sabiendo que disfrutará de la impunidad de sus actos, viendo como la inviolabilidad del rey ha evitado que su abuelo se siente ante los jueces a explicar sus negocios turbios o que su padre informe sobre el uso que hace del dinero público que financia su Casa. En definitiva, la princesa es una persona aislada de la sociedad que tendrá que representar.

Por eso, muchos padres y madres queremos una República para nuestras hijas en la que, además de avanzar en la igualdad entre hombres y mujeres, la Jefatura del Estado sea representativa de la sociedad española, y que si llega una mujer al cargo sea porque se lo merece, no por una casualidad biológica.

(*) Manuel Rodríguez Alcázar, funcionario del Ayuntamiento de Granada, es vocal de la Ejecutiva de Granada Republicana UCAR.


viernes, 14 de febrero de 2020

Granada Primo Rivera - Los Lunes Republicanos - 24 Febrero 2020 - Ateneo Libertario CGT


LOS LUNES REPUBLICANOS
Ciclo de tertulias sobre cuestiones de interés

SEXTA SESIÓN

LA GRANADA DE PRIMO DE RIVERA, 
ENTRE LA RESTAURACIÓN Y LA REPÚBLICA

Invitado:

- Roque Hidalgo, catedrático de Física Aplicada en la Universidad de Granada y autor de la tesis "El agotamiento de la modernización autoritaria: las élites granadinas en los años finales de la dictadura de Primo de Rivera" (Universidad de Cádiz)

Presentadora y moderadora: Carmen Menéndez, secretaria de Granada Republicana UCAR 

Fecha: Lunes 24 de febrero de 2019

Hora: 19:00

Lugar: Ateneo Libertario de la CGT (calle Capote, s/n, junto a la avenida de Francisco Ayala y a la plaza de Europa, Granada capital)

Entrada: Libre hasta completar aforo


Cartel: Loïc J. Molinete

martes, 4 de febrero de 2020

Flamenco y III República en Granada - Vídeo del acto de Juan Pinilla (29/01/2020)


Grabación de la charla y recital del maestro Juan Pinilla, prestigioso cantaor y erudito del cante jondo, sobre Flamenco y III República, llevada a cabo el 29/01/2020 en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias de Granada. En el evento participó también el guitarrista y guitarrero Francisco Manuel Díaz. 

La actividad fue organizada por la asociación ciudadana Granada Republicana UCAR, con la colaboración del Seminario Otro Pensamiento es Posible de la Universidad de Granada. Su presentadora fue Ana Maeso, profesora de Ciencias de la Educación, y de moderadora ejerció Eva Martínez, tesorera de nuestro colectivo.

martes, 21 de enero de 2020

La Sanidad Pública como garantía de la Democracia


21/01/2020

Un pilar básico del Estado de Bienestar es una Sanidad Pública, Universal, de Calidad y Accesible a toda la ciudadanía, donde el que más tenga aporte más para su mantenimiento, en favor de quien lo necesite.

Nuestra Sanidad, a pesar del deterioro que supuso el Real Decreto-ley 16/2012 del Partido Popular (parcialmente corregido con el RD-ley 7/2018 del primer Gobierno Sánchez), sigue estando calificada como una de las mejores del mundo tanto en términos de calidad como en coste/eficiencia, con unos indicadores excelentes.

Pero en los últimos tiempos, tras la crisis, como consecuencia de la poca fe en sus principios de algunos partidos políticos y por el afán privatizador de la Sanidad de otros, esa excelencia se está viendo deteriorada a pasos agigantados, muy especialmente en Andalucía en el último año.

Es cierto que, dentro de nuestro Sistema Sanitario Público, existen posibilidades de mejora como la racionalización del gasto farmacéutico a través de la utilización prioritaria de medicamentos genéricos, la compra centralizada de medicamentos, vacunas y otros suministros médicos, cuya implementación se ha visto muchas veces dificultada por los propios lobbies empresariales. Pero aún es más cierto que se han producido muchos recortes en el gasto sanitario y la mayoría se han producido de forma indiscriminada, afectando a aspectos claves del Sistema como son las infraestructuras y la gestión de los recursos humanos.

En concreto, en Andalucía, la mala accesibilidad al Sistema manifestada en las largas listas de espera o demoras para la realización de pruebas diagnósticas, para realización de intervenciones quirúrgicas programadas, o para ser atendidos en consultas de especialistas, o en las propias urgencias o para obtener cita con tu médico de atención primaria, hace que muchos ciudadanos recurran a opciones distintas a la Sanidad Pública, como así lo demuestra el gasto de las familias en sanidad privada, que en Andalucía ha crecido en la década 2007-2017 un 40,3%, mientras que el crecimiento medio en el Estado es de un 19,1%.

Todo ello es consecuencia de la falta de recursos e inversiones en Sanidad Pública de los sucesivos gobiernos, siendo especialmente grave en Andalucía en el último año. En 2017, según datos del propio Ministerio de Sanidad, el Gasto Sanitario por habitante y año en Andalucía fue de 1.110 euros, el más bajo con diferencia de todo el territorio nacional, cuyo gasto medio era de 1.332 euros/habitante/año.

Nuestra Comunidad, por tanto y de forma reiterada, ocupa el último lugar en gasto por habitante en Sanidad Pública, incrementándose así año tras año la diferencia de salud dentro del territorio nacional. Cabría decir a esos políticos, que luchar contra las desigualdades también es hacer “Nación”.

Andalucía ocupa el grupo de cabeza en recortes salariales a sus profesionales y en recortes de plantillas. Tenemos las tasas por mil habitantes más bajas de profesionales de enfermería o médicos, tanto en atención primaria como en atención especializada con la consiguiente sobrecarga laboral para sus profesionales. Con todo ello la calidad de la atención se está viendo seriamente afectada.

Y para abundar más en el problema, no basta ya con medidas como el copago farmacéutico instaurado con el RD-ley 16/2012 que hizo que muchos pacientes dejaran de adquirir medicamentos necesarios por falta de poder adquisitivo, o la falta de cobertura sanitaria en atención odontológica, atención óptica, salud mental, etc., situaciones en las que los ciudadanos tienen que recurrir, si su situación socioeconómica se lo permite, al mercado privado. En nuestra Comunidad se recurre ahora a promocionar los conciertos públicos-privados, que en definitiva lo que suponen es un trasvase de los exiguos recursos de la Sanidad Pública a la privada. También, en nuestra Comunidad se recurre a eliminar el complemento de exclusividad en la remuneración de los profesionales en el Sistema Público generalizándolo a todos, lo que significa incentivar la práctica privada simultánea y todo lo que ello implica.

No se nos olvide que el limitado acceso a los recursos sanitarios es causa generadora de desigualdad y que la exclusión generada por la desigualdad es a su vez fuente para una peor salud.

Hasta ahora, las políticas sociales aplicadas desde 2008, han sido dirigidas principalmente a la reducción del déficit público y de la deuda y de una forma muy secundaria a mejorar el bienestar social y la vida real de la ciudadanía. Toda esta situación genera una importante desafección de la población hacia sus políticos y la Democracia, favoreciendo actitudes individualistas para solucionar los problemas. Mal se nos presenta el futuro si no se antepone el interés general de la sociedad sobre lo que dictan el mercado y los poderes financieros.

Necesitamos un nuevo modelo de Estado para poder protagonizar nuestro destino entre todos y todas. Esa aspiración se llama III República.

(*) Agustina Prego Martínez es enfermera jubilada del Servicio Andaluz de Salud (SAS) y forma parte del colectivo Granada Republicana UCAR.

martes, 14 de enero de 2020

Flamenco y III República con Juan Pinilla - Charla y Recital 29/01/2020 - Aula Magna Ciencias


FLAMENCO Y III REPÚBLICA

CHARLA Y RECITAL

Interviene: Juan Pinilla, cantaor, flamencólogo, Premio Lámpara Minera 2007 y nominado a los Grammy Latinos en 2014

Acompaña a la guitarra: Francisco Manuel Díaz, tocaor y guitarrero

Presenta: Ana Maeso, profesora de Didáctica de la Expresión Plástica en la Universidad de Jaén

Modera: Eva Martínez, tesorera de Granada Republicana UCAR

Fecha: Miércoles 29 de enero de 2020

Hora: 19:00

Lugar: Aula Magna de la Facultad de Ciencias (avenida de Fuente Nueva, s/n, Granada capital)

Entrada: Libre hasta completar aforo

Organiza: Granada Republicana UCAR

Colabora: Seminario Otro Pensamiento es Posible de la Universidad de Granada

Cartel: Loïc J. Molinete