Contacta con GRANADA REPUBLICANA UCAR

Escríbenos un correo electrónico a info@granadarepublicana.es

lunes, 16 de enero de 2012

Urdangarin y el 23-F: ¡Arriba la Monarquía!


Alfons Cervera


06/01/2012

El rey Juan Carlos es un tipo con suerte. No le tocaba ser rey pero lo fue por designación de Franco y más tarde por una Constitución que metió con calzador en su articulado que España pasaba a ser, porque sí, una monarquía parlamentaria. Así que tuvimos rey y reina. Y más tarde príncipe heredero. Y más tarde infantas. Y más tarde esposos de las infantas. Y más tarde hijos de las infantas. Y más tarde esposa del príncipe. Y más tarde hijos del príncipe y la princesa. Y más tarde divorcio de una de las infantas. Y más tarde el otro yerno imputado por supuestos delitos que tienen que ver con la apropiación indebida de dinero público y otros parecidos. 

Esa apropiación se produce, para más recochineo, aprovechando entidades falsamente solidarias gestadas por Urdangarin. El último episodio de la serie ha sido el aplauso interminable de las Cortes españolas cuando los monarcas hicieron su aparición en el hemiciclo después del discurso de Navidad. Tamaña muestra de reconocimiento me ha hecho pensar que en esos aplausos había escondido el gato por liebre de un recuerdo que a ustedes les puede parecer estrambótico en su relación con las presuntas fechorías del yernísimo pero que a mí no. Me refiero al golpe de Estado del 23 de febrero de 1981.

Aquel acontecimiento lamentable se convirtió en el salvoconducto del monarca para pasearse, con rango de salvador, por las calles de la democracia. Según la versión oficial –hay otras que difieren– fue la aparición del rey en la televisión la que sentenció el golpe. El caso es que el 23-F puso al rey Juan Carlos en el púlpito más alto de la celebración democrática en un país que había visto cómo la monarquía tomaba el barco en 1931 para buscar acomodo en el destierro, lejos de la recién estrenada Segunda República. Ahora me viene a la cabeza lo de Urdangarin y se me ocurre que el proceso aquel se está repitiendo con pelos y señales. Según la versión oficial, ratificada por los aplausos de las Cortes, ha sido el rey quien ha destapado los chanchullos contables de su yerno. De nuevo la Monarquía se ha erigido en salvadora de unos valores que ningún desaprensivo –sea de la estirpe que sea– debería vulnerar. Según la versión oficial, el rey fue quien amonestó secretamente a Urdangarin porque sus negocios se ajustaban poco a lo que proponían sus objetivos solidarios. Y aquí es donde empiezan mis desacuerdos con las versiones oficiales. Lo que tenía que haber hecho el rey es poner a su yerno en manos de la justicia en vez de mandarlo con su mujer y sus hijos a Estados Unidos. Los alejaba, a Urdangarin y a la infanta Cristina, del foco de la corrupción en vez de situarlos en el centro mismo de aquella focalización. Sin embargo el rey se ha convertido en el garante de la decencia pública, como el 23-F se convirtió en el garante definitivo de la democracia. Lo dijo el otro día el jefe de los empresarios madrileños: el rey saldrá revalorizado del caso Urdangarin. Otra cosa que me llama poderosamente la atención en este asunto: por qué se oculta en todas partes –o lo que es peor: se exculpa de antemano– la participación de la infanta Cristina en las actuaciones del marido. Eran socios en algunas empresas que recibían transferencias de dinero del instituto Nóos. Y más aún: ¿desconocía la infanta de dónde venían los millones de euros que costó el palacete de Pedralbes y todos sus apaños? Y los reyes: ¿se quedaban tan panchos viendo esa provocadora muestra de poderío económico? Pues sí, tan panchos se quedaban hasta que el caso Arena y el procesamiento de Jaume Matas dejaron con el culo al aire sus secretos de familia.

O sea, que lo miremos por donde lo miremos, no está nada clara la actuación de la Monarquía en el caso Urdangarin. O está demasiado clara y por eso las Cortes (salvo algunas excepciones) se rompieron las manos aplaudiendo su entrada en el hemiciclo. Tal vez alguna cadena de televisión ya esté preparando una miniserie como la del 23-F con la historia de Urdangarin y de cómo el rey nos salvó de la codicia de su yerno de la misma manera que aquel día de febrero borró de un plumazo –como con un anticipado photosop– los tanques de las calles y las metralletas del Congreso de los Diputados.


No hay comentarios: