Contacta con GRANADA REPUBLICANA UCAR

Escríbenos un correo electrónico a info@granadarepublicana.es

miércoles, 26 de marzo de 2014

La muerte de Suárez y la agonía de su régimen


Félix Población*


24/03/2014

En la última y magnífica novela de Felipe Alcaraz Serpentario o La agonía de un régimen, que creo se presenta en Madrid hoy, se plantea como crónica ficción lo que va camino de convertirse en una realidad social insoslayable. El azar ha querido que en torno a la fecha de este pasado 22 de marzo, marcada por una de las convocatorias populares más multitudinarias en la historia del régimen del 78, se produjera también la muerte de quien ha sido considerado como arquitecto de la Transición que dio lugar a ese régimen, Adolfo Suárez González. En ese libro de Alcaraz, que forma parte de la trilogía Los días de la gran crisis, se configura la imaginaria realidad de que los movimientos ciudadanos surgidos como consecuencia del retroceso democrático a que ha dado lugar esa crisis/estafa, puedan generar un proceso constituyente que acabe con el régimen constituido, sostenido por un bipartidismo caduco y no representativo de esa mayoría de la población afectada y expoliada por la dictadura financiera.

Los casi tres kilómetros que median entre la estación de Atocha y la Plaza de Colón se quedaron cortos para acoger a los cientos de miles de manifestantes que se dieron cita el pasado sábado en ese espacio urbano para recibir a Las Marchas de la Dignidad. Los medios de propaganda sostenedores del régimen en declive, inepto e incapaz para dar pan, techo y trabajo a millones de ciudadanos, han pretendido reducir el número de concurrentes hasta cifras irrisorias que constituyen la más flagrante evidencia de su ausencia de la realidad. Sus portadas del domingo son todo un dechado de indignidad que entronca con los tiempos más negros del viejo régimen franquista, cuando la intrahistoria de España no tenía reflejo en la prensa y radio del Movimiento.

Esos medios, en lugar de informar sobre los hechos reales y analizar qué puede ocurrir en un país para que se junte un millón de personas indignadas en la calle, se quedaron con el extraño percance desarrollado al término de la convocatoria y coincidente con la emisión de los telediarios, esos espacios informativos que desconocieron hasta el pasado sábado, en su mayoría, el desarrollo de Las Marchas de la Dignidad. ¿Qué ocurrió realmente para que la policía interviniera en la Plaza de Colón cuando los convocantes estaban todavía en el uso de su derecho a la libertad de expresión y manifestación, cantando sobre el escenario el Himno a la Alegría**?

La Coordinadora de las Marchas dio a conocer en un comunicado lo siguiente, que requeriría investigación: “Dos o tres encapuchados, ajenos a la manifestación, que fue absolutamente masiva y pacífica, tiraron unos petardos cerca del cordón policial que protegía la sede del PP [en la calle Génova] con el fin de provocar a la policía. El dispositivo policial, en un ejercicio de inaudita irresponsabilidad profesional, procedió entonces a cargar hacia Colón cuando se desarrollaba el acto final de la manifestación y con una plaza llena de familias”.

Para la prensa y propaganda del régimen sólo fueron noticiables esos disturbios, que a mí me han recordado los que se dieron la primera vez ante el Congreso de los Diputados cuando un grupo de supuestos manifestantes, que empuñaban una ridículas banderolas rojas y negras muy cerca de las vallas, iniciaron las acciones violentas que motivaron la intervención de la policía. Fue en esa manifestación donde los antidisturbios a punto estuvieron dar de palos a un policía camuflado, que hubo de identificarse (“que soy de los vuestros, ¡coño!”). Gramsci habla de lo mucho que tarda lo viejo en morir y lo nuevo en aparecer. Tengo la sensación de que como consecuencia de la crisis/estafa que está padeciendo la mayoría de los ciudadanos, contribuyendo a conformar en España la mayor desigualdad social de Europa -por encima de la misma Grecia-, ese mundo nuevo surgió en las plazas del 15-M y se desbordó históricamente en la calle el pasado sábado, con la certidumbre de que el desbordamiento prosiga, en paz y libertad. Que quien forjó el viejo régimen del 78 falleciera al día siguiente, puede ser un síntoma de que no hay quien pare lo que se avecina: la recuperación de la democracia por parte de quienes la hacen posible, pues eso es lo que la palabra dignidad significaba en las voces de quienes la llevaron hasta el corazón de Madrid.

No hay quien detenga los procesos sociales. En España se está dando uno nuevo cuya herramienta fundamental es la resistencia pacífica. No convendría violentarla tratando a quienes los protagonizan como delincuentes, ya sea registrando autobuses e identificando a los viajeros, o irrumpiendo a golpes en una plaza porque se haya dado un hecho distante y aislado de provocación no identificada.


lunes, 24 de marzo de 2014

¿Y ahora, qué?


Julio Anguita González

Colectivo Prometeo

23/03/2014

Desde la puerta del Ministerio de Agricultura he visto, emocionado y expectante, la entrada en Madrid de miríadas de personas, de ciudadanos y ciudadanas que en columnas de marcha han dado en la capital de España el ejemplo que la mayoría de damnificados por este régimen de corrupción, injusticia y violación de Derechos Humanos necesita: la unidad en la lucha.

Ante mis ojos han pasado banderas, símbolos clásicos y habituales en estas concentraciones pero también, y en número incontable, personas de edad avanzada portando carteles alusivos a la injusticia de las pensiones, el fraude de las preferentes, los desahucios, los despidos improcedentes, la permanente estafa de las eléctricas, el cáncer de la banca o la pérdida de futuro para sus familiares más jóvenes. Oyendo a unos y a otros he sabido de manifestantes que desde los rincones más alejados de España han llegado para participar, por primera vez en su vida, en esta grandiosa concentración que ha desbordado todas las previsiones.

Cientos y cientos de miles de personas han sido testigos de su propia fuerza; han constatado que existen y además que existen en la acción que los une, los acerca y los multiplica en su decisión de acabar con la indecencia moral que gobierna. Pero también contra el poder económico que está detrás de este andamiaje vacío, seco e inútil. Los que ayer nos manifestamos en Madrid nos constituimos en voluntad de construir el contrapoder que acabe con el robo, el cinismo, la indigencia moral y la permanente conculcación de la Ley y el llamado Estado de Derecho. Los que ayer nos manifestamos en Madrid lo hicimos en nombre de unos DDHH que ellos son incapaces de llevar a la realidad cotidiana de ciudadanos y ciudadanas. Los que ayer nos manifestamos en Madrid dejamos constancia de que aspiramos a una soberanía popular y nacional en todos los terrenos: económico y monetario, social, político y cívico.

El 22 M puede ser el eje que marque un antes y un después en el devenir de la mayoría social. Pero para ello se hace necesario trabajar con la energía, la fuerza y los deseos de los y las manifestantes.

Lo primero que, a mi juicio, debe quedar claro para lo sucesivo es que la materia prima, el sujeto del cambio social existe y se manifestó como tal. Y ello se debió fundamentalmente a varias razones:
  1. La toma de conciencia de una mayoría social que soporta unas condiciones de vida impensables en el siglo XXI.
  2. El insulto que supone para esa mayoría social el espectáculo de robos, de alta delincuencia organizada y enraizada en las instituciones, el posicionamiento de miembros de los tres poderes del Estado a favor de depredadores de fondos públicos y en general la evidencia de que se gobierna en favor de una minoría cada vez más favorecida en sus actividades de rapiña.
  3. La inteligencia de fuerzas sociales, movimientos, plataformas de todo tipo en haber asumido que la unidad de la mayoría social, base sobre la que construir el futuro, es el objetivo al que deben supeditarse cuestiones adjetivas y secundarias de grupo, organización, o colectivo. Construir el poder de la mayoría social nos agrupa a todos en una acción de programas, metas, proyectos y actividades.
Tras el 22 M surge el interrogante ¿Y ahora, qué? A responder a esa pregunta y lo que ello conlleva dedico mis opiniones desarrolladas puntualmente:
  1. El 22 M evidenció, tal y como ya he comentado anteriormente, que el sujeto social del cambio existe y se evidenció inequívocamente.
  2. La siguiente marcha sobre Madrid solamente puede realizarse cuando estemos en condiciones de asegurar una asistencia que duplique a la del 22 M.
  3. Ese objetivo no puede conseguirse dedicando los esfuerzos directamente a ello. La futura marcha sobre Madrid debe ser la consecuencia natural de una necesidad y de una capacidad que se deriven de un trabajo múltiple de movilizaciones, sectoriales y territoriales llenas de contenido concreto y ligadas totalmente a las necesidades y problemas más inmediatos de la ciudadanía. Los esfuerzos didácticos y la primacía de lo concreto son reglas de oro.
  4. En el día a día que vaya generando mayor cohesión de la mayoría no pueden faltar las explicaciones, los actos informativos, la aportación de personas y grupos que por su capacidad y preparación están en condiciones de elevar el nivel de conocimiento y de conciencia de la mayoría a construir y ampliar incesantemente. No olvidemos que la mayoría es plural pero que en las actuales circunstancias de excepcionalidad tiene unas metas comunes entre sus integrantes muy amplias.
  5. El centrarse en lo inmediato, lo local o lo territorial debe ser perfectamente compatible con el sentido global y estatal de la construcción de la mayoría. Propuestas como la del impago de la deuda, la eurozona, etc. deben coexistir con otras de carácter general que afecten al territorio el Estado Español. Sugiero un breve repaso a los 16 puntos que el Frente Cívico explicitó en su momento y que considero de plena vigencia.
  6. El sentido global del movimiento y su cohesión creciente también se potencian con movilizaciones de carácter estatal. Hay toda una gama de actividades de entre la cuales quisiera sugerir algunas:
  • Boicots a productos, actividades, conmemoraciones, etc., de manera totalmente pacífica.
  • Acciones de resistencia pasiva.
  • Campañas informativas con la mayor profusión de métodos y actividades en torno a una propuesta común para todo el Estado.
  • Uso de los medios de comunicación propios y ajenos.
  • Campañas en torno a los DDHH y su obligatoriedad para los poderes públicos. Debe quedar claro para la opinión pública que buscamos el cumplimiento de la legalidad frente a quien gobernando no la cumple.
  • Etc. etc. etc.
La actividad en torno a opiniones estimulantes y necesarias para la inmensa mayoría irán creando las condiciones no sólo para la segunda marcha sobre Madrid sino para, a partir de ahí, empecemos a pensar en la desobediencia civil tal y como se contempla en el tercer considerando de la Declaración de DDHH.

Y quisiera terminar con una consideración acerca de los medios de comunicación y de la violencia.

Tras lo sucedido el 22 M y las informaciones que sobre él han dado los medios de comunicación han sido evidentes tres cosas:
  1. Para vergüenza de esos medios (excepción de una minoría) la prensa extranjera ha sido mucha más imparcial y ha informado a sus lectores.
  2. Queda claro que debemos usar y difundir las informaciones y comentarios de los medios alternativos de la red.
  3. Ya es un hecho que en estos acontecimientos hay tres tipos de violencia: la de los violentos infiltrados, la de los violentos infiltrados por la oficialidad y la de la policía al extralimitarse en sus funciones.
  4. Acusarnos de violentos es, además de una falsedad, una tontería. Si hubiésemos sido violentos, los 1700 policías desplegados habrían sido neutralizados en un santiamén. No digan estupideces. 

jueves, 13 de marzo de 2014

Presentaci​ón - “Serpentario o La agonía de un régimen” - Última Novela de Felipe Alcaraz - Próximo Jueves 20 de Marzo - 19 Horas - Asociación de la Prensa de Granada (Placeta de los Peregrinos)


PRESENTACIÓN EN GRANADA  
“SERPENTARIO O LA AGONÍA DE UN RÉGIMEN

Queridos amigos:

Mediante la presente, os invitamos a la presentación en Granada de la última novela de Felipe Alcaraz*, “Serpentario o La agonía de un régimen” (2014), editada por Almuzara.

En el acto, aparte del autor, participarán el profesor y escritor José Luis Serrano, catedrático de Filosofía del Derecho en la Universidad de Granada (UGR); el cantaor y flamencólogo Juan Pinilla, "Lámpara Minera 2007" del Festival del Cante de las Minas de La Unión; y el periodista Eduardo Castro, miembro del Consejo Audiovisual de Andalucía.

La presentación, organizada por la asociación cultural Unidad Cívica Andaluza por la República en Granada (UCAR-Granada), con la colaboración de la Fundación Andaluza de la Prensa, se celebrará el próximo jueves, día 20 de marzo de 2014, a las 7 de la tarde, en la sede de la Asociación de la Prensa, sita en c/ Escudo del Carmen, 3, esquina con c/ San Matías (placeta de los Peregrinos).

Seguimos en contacto.

Salud y Proceso Constituyente.

* Luis Felipe Alcaraz Masats (Granada, 1943) es doctor en Filología Románica por la UGR. Entre 1971 y 1986 trabajó como profesor de Lingüística y Crítica Literaria en el Colegio Universitario de Jaén.

En el terreno político, se afilió al Partido Comunista de España (PCE) en 1974, desempeñando la secretaría general del Partido Comunista de Andalucía (PCA) desde 1981 a 2002, y ejerciendo posteriormente la presidencia ejecutiva del PCE (2005-2009). Además, ha sido parlamentario autonómico y diputado nacional por Izquierda Unida Los Verdes-Convocatoria por Andalucía (IULV-CA).

En cuanto al campo literario, es autor de las novelas “Sobre la autodestrucción y otros efectos” (1975), “Informe de una toma de partido en literatura” (1977), “El sueño de la libertad” (1981), “Amor, enemigo mío” (1993), “Extraños centinelas” (2006), “La muerte imposible” (2009) y “La conjura de los poetas” (2010). Ha publicado también los poemarios “Azahar y caballo” (1986), “Conspiración del olvido” (1988), y “Navegación del silencio” (2003). “Serpentario o La agonía de un régimen” es el tercer volumen de la trilogía “Los días de la gran crisis”, iniciada con “Tiempo de ruido y soledad” (2012) y continuada con “La disciplina de la derrota” (2013).

** Cartel cortesía del maestro Jota Medina.

lunes, 10 de marzo de 2014

Felipe Alcaraz: "El régimen del 78, más que quemado está carbonizado"


Agencia EFE

09/03/2014

El exdiputado de IU y expresidente del PCE Felipe Alcaraz ha culminado su trilogía novelística sobre la crisis actual con "Serpentario" (Almuzara), donde narra, según ha dicho a EFE, "la agonía del régimen del 78, un pacto de Estado constitucional que, más que quemado, está ya carbonizado".

Alcaraz, doctor en Filología Románica, ha asegurado que el pacto del 78 "ya no existe en sus aspectos fundamentales; por el impacto de la Europa de Maastricht y los mercados, que han acabado con la soberanía popular; se decide fuera y se decide en función del poder financiero. Lo primero es pagar la deuda, como prioridad muy por encima de los gastos sociales".

Repleta de nombres reales de expresidentes de Gobierno, exministros y diputados actuales, en la novela de Alcaraz choca "el poder constituido, que intenta una restauración, y el poder constituyente, que intenta una situación distinta, refundada".

"El poder constituido intenta un pacto de Estado para reflotar la Corona, que abdica a pedazos, reinventar el bipartidismo y conseguir un pacto frente a la corrupción -sobre todo, en tres temas: Urdangarin, ERE y Gürtel-, en una situación gatopardesca: que todo cambie para que todo siga igual", ha explicado.

Y frente a ese poder, "Serpentario" está protagonizado por "un poder constituyente, impulsado por la calle, indignada, por las mareas, y la posibilidad de una marea de mareas que desborde la situación establecida por el poder constituido y genere un periodo constituyente, de cara a un nuevo pacto de convivencia".

Ese nuevo pacto, según Alcaraz, debe propiciar una "democracia participativa", además de desterrar la corrupción y "no pagar la deuda ilegítima".


Alcaraz habla en su novela de un "géiser social", que ha explicado "en el sentido de la chispa clásica, una chispa puede incendiar la pradera, y la pradera está reseca y torturada por el actual 'turbocapitalismo'. La calle es la que marca la diferencia entre lo que se puede o no se puede hacer".

Para Alcaraz, "la calle es la alternativa, la solución real"; de ahí que "muchos de los políticos oficiales, los que pertenecen al sistema, tienen poca carne como personajes. Son los políticos que, de tanto representar supuestamente a la gente, han dejado de ser gente".

"La literatura es una gran mentira que da a conocer la verdad", y "Marx dijo que había aprendido más economía en Balzac, que era conservador, que en todos los economistas de la época", advierte.

Para él, "la literatura no puede ocultar las relaciones sociales" y "la novela radiografía esa realidad latente", según ha argumentado en favor de su concepción narrativa.

"Serpentario" no se limita al plano político e incluye referencias a la conservación de Doñana -"un lujo para el capitalismo depredador", según Alcaraz-, y también a los premios literarios, especialmente a los de poesía: "La mayoría pertenecen al terreno de la corrupción". 

http://noticias.terra.es/espana/felipe-alcaraz-el-regimen-del-78-mas-que-quemado-esta-carbonizado,e98d8f1dedf94410VgnCLD2000000ec6eb0aRCRD.html

* Estamos preparando la presentación de la novela en Granada. Os informaremos con más detalle en los próximos días.

sábado, 8 de marzo de 2014

Recordator​io - Autobús de UCAR-Grana​da - Viaje a Madrid - Sábado 22 de Marzo - "Marchas de la Dignidad"


Buenas tardes, compañeros:

Todavía quedan plazas libres en el autobús republicano de las "Marchas de la Dignidad". ¡Apuntaros cuanto antes!

Aprovechamos la ocasión para confirmarmos que el coste del viaje será de 15 € por persona y que saldremos de la rotonda del centro comercial Alcampo, en la avenida de Juan Pablo II (antigua carretera de Jaén).

Poneros en contacto con UCAR-Granada para reservar vuestro asiento:

- Baltasar Garzón Garzón: 696 910 025baltasar1946@gmail.com

- José Mª García Labrac: 653 026 659info@granadarepublicana.es.

¡Todos a Madrid el 22-M! ¡Hay que plantar cara a la troika y al régimen! ¡Somos mayoría y tenemos que demostrarlo!

Saludos republicanos.

sábado, 1 de marzo de 2014

Circular Informativa - Autobús de UCAR-Grana​da - Viaje a Madrid - Sábado 22 de Marzo - "Marchas de la Dignidad"


Estimados republicanos y republicanas:

Según acordamos en nuestra última Asamblea, UCAR-Granada va a fletar un autocar para viajar a Madrid el próximo sábado 22 de marzo, con objeto de facilitar la participación de nuestros socios y amigos en la llegada a la capital de las "Marchas de la Dignidad", la marea ciudadana que está recorriendo España luchando contra la deudocracia y el austericidio.

Tenemos previsto salir de Granada a las 9 de la mañana y regresar de Madrid a las 8 de la tarde, una vez haya concluido la manifestación central de las "Marchas". El precio aproximado del viaje será de 15 euros por pasajero (en breve os confirmaremos el importe definitivo, el cual tendréis que abonar el mismo 22-M).

Necesitamos que reservéis vuestras plazas en el autocar lo antes posible, a través de las siguientes vías de contacto:

- Baltasar Garzón Garzón: 696 910 025; baltasar1946@gmail.com

- José Mª García Labrac: 653 026 659; info@granadarepublicana.es.

Esperamos vuestras noticias.

¡TODOS A MADRID EL 22-M!

¡NO AL PAGO DE LA DEUDA!

¡NI UN RECORTE MÁS!

¡FUERA LOS GOBIERNOS DE LA TROIKA!

¡PAN, TRABAJO Y TECHO PARA TODOS Y TODAS!

¡ABAJO EL RÉGIMEN DEL 78!

¡POR UN PROCESO CONSTITUYENTE HACIA LA TERCERA REPÚBLICA!