Contactar con GRANADA REPUBLICANA UCAR

Correo Electrónico: info@granadarepublicana.es

jueves, 25 de junio de 2009

Anasagasti: "¿Por qué no se habla de los negocios del rey con Javier de la Rosa, Mario Conde, Ruiz Mateos, Prado, entre otros?"


"Una monarquía protegida por la censura” y un Rey ¿antidemocrático?

01:57h. del Miércoles, 24 de junio.

Cecilia Guzmán / elplural.com

Iñaki Anasagasti afirma que “la actual Monarquía española aparece en todas las encuestas como la institución más valorada porque se sabe muy poco de ella y lo que se sabe está diseñado para que creamos que todo el monte es orégano”. La ”conspiración del silencio”, la llama él, en la que participan políticos y medios de comunicación para seguir alimentando la idea de que es la única fórmula para que “España no se rompa”.

“Su vida privada no es nada ejemplar, sus gastos y relaciones con amigos comisionistas son impropios y su falta de responsabilidad ante el delito es algo único en una Europa democrática”, son las reflexiones sobre el Rey con las que abre Iñaki Anasagasti su libro “Una monarquía protegida por la censura”, editada por Ediciones Akal. Las vivencias y reflexiones de un hombre que durante casi dos décadas, unas seis veces al año, en su calidad de diputado portavoz del PNV acudía al Palacio Real a las cenas oficiales allí organizadas, es decir, alrededor de 100 veladas disfrutadas junto al Monarca, en “el salón Gasparini, con café y puro obsequiados por unos elegantes pajes con levita” dispuestos para la ocasión.

Las "Amistades peligrosas del Rey"

Anasagasti opina que preguntar por el Rey sin tener en cuenta “sus cacerías, sus dispendios, sus amistades peligrosas y sus negocios con Javier de la Rosa, Mario Conde, Ruiz Mateos, Manuel Prado y demás comisionistas, sin preguntar por sus aventuras extramatrimoniales o sus extrañas desapariciones en las que nadie sabe dónde está” son muestra de la censura ceñida alrededor de Don Juan Carlos y su familia. Cuenta Anasagasti que en algunas ocasiones el ex presidente Felipe González le requería para rubricar leyes y nadie tenía ni idea de dónde estaba el Rey.

"A mí me gusta la guerra"

Durante la charla con la prensa para presentar su libro en Madrid, Anasagasti confesó que el punto de partida para sus desencuentros con el monarca fue la guerra de Irak. “Vinieron a una comida en el Congreso él y la Reina –contó-. A la entrada estaba un diputado de Izquierda Unida con un cartel que ponía: “No a la guerra”. Don Juan Carlos se acercó y le preguntó: “Por qué, yo soy militar, a mí me gusta la guerra”. Estas palabras le provocaron una gran ira al portavoz del PNV, que le respondió: “¿Por qué no va usted o envía a su hijo?” Anasagasti hizo fuertes críticas desde la tribuna parlamentaria, escribió en varias ocasiones a la Casa Real, pero asegura que no le respondieron.

El Rey puede hacer la guerra o la paz

El autor de “Una monarquía protegida por la censura” retoma un artículo de la Constitución, el 63-3, donde dice que el Rey, con la autorización de las Cortes, puede hacer la guerra y declarar la paz. “Una palabra suya hubiera parado la locura de Aznar”, pero no lo hizo, dice, no asumió su responsabilidad. Anasagasti le echa en cara también al jefe de Estado que no haya hecho una sola declaración sobre la Ley de la Memoria Histórica, o que en sus discursos de fin de año no pronuncie ni una palabra en euskera u otra lengua que no sea el español.

"Una legitimidad no democrática"

“Tras ese comportamiento, que me demostró que la Monarquía no es ni útil ni ejemplar, he tratado de lograr que sus gastos sean controlados, que todo ese cortesanismo barato de genuflexiones y cabezazos” se acabe, medita en voz alta Anasagasti, para quien nada de esto tiene sentido en el siglo XXI, y, además, considera que la legitimidad del Rey no es democrática por más que aparezca en una Constitución aprobada en la lejana fecha de 1978.
Su papel el 23-F

El político vasco va más allá, y cuestiona incluso el papel que jugó Don Juan Carlos en la transición, cuando invita a rememorar el 23-F, “fecha de la que no se pudo averiguar nada” y que recuerda que ha vuelto a saltar a la luz tras la publicación del libro "del hijo del fiscal Herrero Tejedor, padrino de Suárez, que ha escrito que el Rey propició la caída de Suárez e impuso al general Alfonso Armada, uno de los grandes responsables del golpe, como segundo jefe del Estado Mayor”

Los dos peligros

El diputado del PNV Josu Erkoreka, que acompañó a Anasagasti en la presentación del libro en el Centro Cultural Blanquerna, en Madrid, en su intervención, dijo temer dos peligros: que la obra sea silenciada, como suele hacerse con toda crítica dirigida a la Casa Real, y que el autor sea descalificado, por su condición nacionalista. Según Erkoreka lo que pretende su compañero de partido es sacar de las “tinieblas predemocráticas a la Monarquía y sacarla a la luz pública para que demuestre si puede perdurar por sí misma, pero siempre desde la postura de un hombre que cree en las instituciones democráticas”.

No hay comentarios: