Contacta con GRANADA REPUBLICANA UCAR

Escríbenos un correo electrónico a info@granadarepublicana.es

lunes, 20 de septiembre de 2010

Denuncia de Amadeo Martínez Inglés al Secretario General de las Naciones Unidas


Amadeo Martínez Inglés

Web UCR

14/09/2010

AL EXCMO SR. SECRETARIO GENERAL DE LA ORGANIZACIÓN DE NACIONES UNIDAS


Don Amadeo Martínez Inglés, ciudadano español, coronel del Ejército, escritor e historiador militar, se dirige a su autoridad como primer mandatario de la máxima Organización internacional garante de la paz, la libertad y los derechos humanos, manifestándole lo siguiente:

Primero.- El 18 de julio de 1936 se produjo en España una rebelión militar contra el legítimo Régimen democrático vigente en aquellas fechas, la II República española, encabezado por un numeroso grupo de militares del Ejército español (procedentes la mayoría del Cuerpo colonial destacado en el Norte de África) apoyados por partidarios de la extrema derecha y nostálgicos de la monarquía borbónica abolida democráticamente por el pueblo español escasos años atrás, con el claro objetivo de derrocar el régimen republicano e instaurar una nueva monarquía de corte fascista.

Segundo.- Como consecuencia de aquella acción ilegal, ilegítima, cobarde, constitutiva de un delito de alta traición y rebeldía, desarrollada por altos responsables del Ejército contra el Gobierno español pero, sobre todo, contra el pueblo que iba a sufrir sus atroces consecuencias, se desencadenó en este país una cruenta y desigual guerra civil, con el 80% del Ejército (el más preparado, con más de 25.000 soldados profesionales destacados en África y otros 80.000 de guarnición en la metrópoli) a favor de los golpistas y sólo unos pocos centenares de mandos y soldados fieles al orden republicano legal y democráticamente constituido, es decir a la libertad y al Estado de derecho.

Tercero.- Sin embargo, contrariamente a lo que planificaron de forma chapucera los jerarcas políticos y militares de la rebelión encabezados por los generales Franco y Mola, el legítimo Gobierno republicano y el pueblo español no se amilanaron ante el órdago traidor de su Ejército, lanzándose a la calle a luchar y a defender sus derechos como ciudadanos libres y responsables. Enfrentándose desde el principio a la brutal agresión político-militar, organizaron milicias populares de autodefensa (embrión del nuevo Ejército Popular de la República) que suplieran a las Unidades militares que se habían pasado con armas y bagajes a la sedición. Aunque la lucha prometía ser desigual y casi suicida así lo exigía su apuesta por la libertad y la democracia.

Cuarto.- Pero esa desigual guerra y la brutal represión social y política desatada por las fuerzas rebeldes, abrumadoramente superiores en soldados y material de guerra procedente de la Alemania nazi y la Italia fascista, pronto derivaría en la mayor tragedia jamás vivida por el pueblo español en toda su larga historia. Con casi medio millón de muertos y desaparecidos (313.650 entre los fieles a la II República), casi un millón de heridos (550.500 republicanos) y medio millón de exiliados a Europa y América. Una espantosa tragedia colectiva que constituyó (y todavía constituye) un auténtico holocausto, un descomunal genocidio, un crimen de lesa humanidad y una afrenta al mundo civilizado.

Quinto.- Han pasado ya 74 años desde que aquella espantosa tragedia del pueblo español se iniciase y, por diversas causas, todavía continúa impune. Los responsables del holocausto judío (los jerifaltes nazis) fueron en su día juzgados y condenados; igualmente lo han sido recientemente dictadores y altos jerarcas mundiales imputados en delitos de terrorismo, crímenes de lesa humanidad y genocidio. Países que sufrieron en sus carnes la zarpa de la dictadura y la represión castrenses, han sabido erradicar de su ordenamiento legal leyes injustas y oportunistas avaladas por los mismos que cometieron los crímenes y, en consecuencia, sentarlos en el banquillo de los acusados. Ejemplos como los de Argentina, Chile, algunas naciones de la antigua Yugoslavia… son paradigmáticos.

Sexto.- En España, en la España de la “modélica” transición política del franquismo a la democracia (realizada curiosamente con toda clase de alharacas por los mismos franquistas y los mismos monárquicos que llevaron al país a la tragedia y al genocidio), todavía no ha sido posible encausar, juzgar y castigar a los culpables de tal despropósito: a los asesinos de centenares de miles de pacíficos ciudadanos cuyo único delito fue el querer ser libres y defender con la vida sus derechos arduamente conseguidos; a los militares rebeldes que con su incalificable acción, con su traición al pueblo que juraron defender, condenaron a muerte a sus propios hijos, padres, hermanos…; a todos los culpables del que, con toda razón, pasados ya tantos años y a la luz de la historia, puede calificarse sin sonrojo alguno como el holocausto, el genocidio español del siglo XX.

Séptimo.- ¿Y como ha podido suceder esto? ¿Cómo ha sido posible que en una nación como España, europea, desarrollada, con tan larga historia, cuna de civilizaciones, que teóricamente alcanzó la democracia plena en el año 1977, se mantenga tantos años después y a pesar del número creciente de voces que cada día que pasa piden justicia, la absoluta impunidad para los culpables de ese genocidio, de ese terrible holocausto cometido en las personas de medio millón de ciudadanos españoles y en pleno siglo XX?

Pues por una razón harto sencilla, señor Secretario General de la ONU, que conocen bien miles de ciudadanos españoles. Porque el Régimen franquista, para perpetuarse en el poder a la muerte de Franco, se blindó legalmente apoyado en la sombra por el propio Ejército del dictador que continuaba siendo el verdadero poder fáctico por excelencia en la España de los años setenta. A cuyo frente, no conviene olvidarlo, se situó por derecho propio el heredero del autócrata, el actual rey de España, que había jurado por dos veces ante los Evangelios cumplir y hacer cumplir los principios fascistas del régimen de 1936. Aunque luego, parece ser, el peso de la corona acabara afectando su cerebro y provocándole el conocido síndrome del “demócrata sobrevenido”.

Octavo.- Fueron pues los militares franquistas, los antiguos rebeldes y genocidas de 1936 los que, bajo el mando supremo y con la anuencia del rey Juan Carlos I, exigieron la promulgación en España de la Ley de Amnistía 46/1977 de 15 de octubre; y, también, los que autorizaron y controlaron la Constitución “sui generis” de 1978. Una ley la primera, del tenor de las de “Obediencia debida” y “Punto final” más tarde promulgadas por los dictadores argentinos y luego anuladas por la justicia de ese país, injusta, oportunista, ilegítima, bochornosa, impropia de un Estado civilizado y que todavía a día de hoy produce oprobio y vergüenza ajena a aquél que ose pasar sus asombrados ojos por su pestilente literatura. Que constituyó entonces (y todavía constituye) un clamoroso auto perdón de los golpistas y asesinos de julio de 1936 y una carta de impunidad para sus horrendos crímenes de genocidio y lesa humanidad.

Y una Constitución, la segunda, que se presentó con engaños al pueblo español que no tuvo más remedio que asumirla (y no precisamente de una forma masiva) en un referéndum amañado por el poder y en el que se le dio a elegir entre ese tragadero legal (por el que se perpetuaba el franquismo bajo una ligera pátina de democracia y en el que se divinizaba la figura del heredero de Franco convirtiéndolo en un rey inviolable, perpetuo e irresponsable) o una nueva dictadura militar.

Noveno.- Con estos dos instrumentos legales (la Ley de Amnistía de 1977 y la Constitución de 1978) en manos de los franquistas de ayer y de hoy, que todavía controlan amplias parcelas de poder en la España pseudo democrática de principios del siglo XXI, los intentos de condenar públicamente la rebelión militar de julio de 1936 y de juzgar los crímenes cometidos durante los cuarenta años de franquismo han terminado siempre en el más estrepitoso de los fracasos. Como el protagonizado recientemente por el magistrado de la Audiencia Nacional española, Baltasar Garzón, que no sólo no ha podido investigarlos acogiéndose a los nuevos principios internacionalmente admitidos de justicia universal e imprescriptibilidad de los delitos de genocidio y lesa humanidad, sino que ha sido acusado de un presunto delito de prevaricación y apartado de todos sus cargos.


Señor Secretario General de Naciones Unidas: El ciudadano español que se dirige a su autoridad por el presente escrito, historiador militar con muchos años de profesión, trabajo y estudio a sus espaldas, no está dispuesto a que los horrendos crímenes que le acabo de exponer queden impunes, por muchos años que hayan pasado desde su perpetración. Seguro de interpretar el sentir y las legítimas aspiraciones de millones de españoles que piden justicia y reparación para sus deudos, después de cuantificar con la mayor exactitud posible la magnitud de los mismos (en el Anexo “A” adjunto al presente documento se exponen las cifras de muertos, heridos, desaparecidos y desplazados que ocasionó la rebelión militar y la posterior represión política de los vencedores) y tras comprobar una y otra vez que, por las razones políticas antes especificadas, en la España “democrática” y desarrollada de hoy no sólo nunca se castigará a los culpables del gran holocausto republicano español sino que ni siquiera se reconocerá la existencia del mismo… se permite solicitar a VE, con todo el respeto y la consideración que le merece su importante cargo como máximo dirigente de la primera Organización mundial, lo siguiente:

A.- Que sobre la base de los datos que acabo de exponerle y las eventuales investigaciones que VE crea oportuno interesar, vistas las atrocidades cometidas contra el pueblo español en las décadas de los años treinta y cuarenta del pasado siglo, la Organización de Naciones Unidas que usted dirige, con la intervención y colaboración del Consejo de Derechos Humanos constituido por la resolución A/RES/60/251 del año 2006 de la Asamblea General, inicie los trámites oportunos para que se considere histórica, pública e internacionalmente al régimen político instaurado en España el 18 de julio de 1936, tras un cruento golpe militar y una desigual guerra civil, como ilegal, genocida, criminal de guerra y reo de delitos de lesa humanidad.

B.- Que la Organización que VE dirige, vista la impunidad total que ha supuesto para los rebeldes y genocidas españoles de la rebelión de 1936 la promulgación de la Ley de Amnistía de octubre de 1977, inste al Gobierno español actual a que inicie el procedimiento legal adecuado para derogarla con la mayor urgencia posible y, en consecuencia, los órganos competentes de la justicia española puedan investigar hasta las últimas consecuencias los crímenes cometidos e imputar, procesar y juzgar a los responsables.

C.- Que en el supuesto de que el actual régimen político español, por espurios condicionamientos políticos y sociales, no reaccione con prontitud y eficacia a los requerimientos que en orden a lo apuntado en el párrafo anterior pudiera hacerle la Organización que VE dirige, ésta, ateniéndose a los principios globalmente admitidos a día de hoy de jurisdicción universal para los delitos de genocidio, torturas, terrorismo, crímenes de Estado y lesa humanidad, por sí misma o mediante tribunal internacional ya constituido o que pudiera constituirse ad hoc (Corte Penal Internacional o hipotética Corte Penal Internacional para los crímenes cometidos por la dictadura franquista), investigue el genocidio cometido por el régimen militar franquista que gobernó dictatorialmente España durante cuarenta años y exija responsabilidades penales y criminales a aquellos dirigentes del mismo todavía vivos y a sus herederos políticos, colaboradores y encubridores.

D.- Si por las causas que fueren, el Organismo supranacional que VE dirige no se considerara competente para iniciar o liderar el supremo acto de justicia universal que a día de hoy, setenta y cuatro años después, todavía solicita con todas sus fuerzas el pueblo español masacrado por el fascismo de los años treinta, sería muy conveniente, en base a los incuestionables principios que defiende su Carta y los nuevos paradigmas de justicia universal y preservación de los derechos humanos internacionalmente admitidos, que pública y notoriamente apoyara la decisión tomada por la justicia argentina, y en concreto por la Sala 2ª de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal Federal, de entender y posicionarse a favor de que esa nación, si España no lo hace, investigue hasta sus últimas consecuencias los crímenes cometidos por los genocidas españoles del franquismo.


¡Todo, señor Secretario General de la ONU, antes de que semejantes delitos queden sin castigo!

Usted tiene la palabra y me a va a permitir que le recuerde algunos párrafos del Preámbulo del Estatuto de Roma de 17 de julio de 1998, por el que se creaba la Corte Penal Internacional:

- Teniendo presente que, en este siglo, millones de niños, mujeres y hombres han sido víctimas de atrocidades que desafían la imaginación y conmueven profundamente la conciencia de la humanidad.
- Reconociendo que esos graves crímenes constituyen una amenaza para la paz, la seguridad y el bienestar de la humanidad.
- Afirmando que los crímenes más graves de trascendencia para la comunidad internacional en su conjunto no deben quedar sin castigo y que, a tal fin, hay que adoptar medidas en el plano nacional e intensificar la cooperación internacional para asegurar que sean efectivamente sometidos a la acción de la justicia…


Firmo el presente escrito en Alcalá de Henares (Madrid, España), a 14 de septiembre de 2010.


Anexo “A

El holocausto español del siglo XX

Muertos, heridos, desaparecidos y desplazados en la guerra civil y en la represión franquista

Ejército franquista.-

En combate:
- De julio a octubre de 1936
Golpes de mano iniciales, escaramuzas urbanas, combates de
encuentro y en frentes dispersos:
Muertos…………. 2.550 (1)
Desaparecidos…... 2.125 (1)
Heridos………….. 6.750

(1).- 30% jefes, oficiales y suboficiales.

- En las grandes batallas de desgaste
Madrid, Brunete, Jarama, Norte, Ebro, Teruel…

Muertos……….. 32.400 (2)
Desaparecidos…. 21.600 (2)
Heridos………….126.000

(2).- 25% jefes, oficiales y suboficiales.

- En los frentes estabilizados
Diferentes Teatros de Operaciones hasta Febrero de 1939

Muertos…………. 29.700 (3)
Desaparecidos…… 24.300 (3)
Heridos…………..135.000

(3).- 15% jefes, oficiales y suboficiales

No en combate:
Enfermos, accidentados, desertores…

Muertos…………… 27.000
Desaparecidos…….. 18.000
Heridos…………… 115.000


Personal civil afecto a la causa franquista

- Como consecuencia de los combates

Muertos y desaparecidos………….. 16.000

- Represaliados, encarcelados, fusilados…

Muertos y desaparecidos………… 12.000

Ejército Popular de la República

En combate:
- De julio a octubre de 1936:

Muertos…………………… 3.750 (4)
Desaparecidos…………….. 2.500 (4)
Heridos…………………… 15.500


(4).- 40% mandos militares y líderes de la milicia

- En las grandes batallas de desgaste:

Muertos…………………. 48.600 (5)
Desaparecidos…………… 32.400 (5)
Heridos………………….. 189.000


(5).- 30% mandos

- En los frentes estabilizados:

Muertos………………… 35.640 (6)
Desaparecidos………….. 23.760 (6)
Heridos…………………. 162.000


(6).- 20% mandos

No en combate:

Muertos………………. 43.200
Desaparecidos………… 28.800
Heridos……………….. 184.000


Personal civil afecto a la República

- Como consecuencia de los combates:

Muertos y desaparecidos…………….. 25.000

- Represaliados durante la guerra:

Muertos y desaparecidos……………. 40.000

- Represaliados en la posguerra (hasta 1948)

Muertos y desaparecidos…………….. 30.000


TOTAL BAJAS REBELIÓN MILITAR, GUERRA CIVIL Y REPRESIÓN FRANQUISTA



España franquista:

Guerra civil: Muertos y desaparecidos……… 185.675
Heridos……………………….. 382.750


II República Española:

Guerra Civil:

Muertos y desaparecidos……….. 283.650
Heridos…………………………. 550.500


Posguerra:

Muertos y desaparecidos……….. 30.000
Exiliados……………………….. 500.000

TOTAL VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO A CAUSA DE LA REBELIÓN MILITAR DEL 18 DE JULIO DE 1936


MUERTOS Y DESAPARECIDOS.……… 499.325
HERIDOS…………………………………… 933.250
EXILIADOS………………………………… 500.000

En la actualidad, a mes de Septiembre de 2010, los responsables de tan espantoso genocidio cometido contra el pueblo español, y en particular contra los ciudadanos demócratas defensores de la II República, permanecen en la impunidad o su memoria histórica permanece intachable; sólo unas 300 fosas comunes (de las aproximadamente 1.200 que se abrieron por las Unidades militares y aparatos represores del régimen fascista de Franco) se han localizado y más de 60.000 cadáveres, de los 70.000 republicanos asesinados directamente por el franquismo represor, permanecen todavía en el más absoluto de los olvidos.

Madrid 14 de Septiembre de 2010

Fdo: Amadeo Martínez Inglés

Destinatarios


1.- En solicitud de actuación

Excmo Sr. Secretario General de Naciones Unidas……… Ej. nº 1
(Sr. Ban Ki-moon)

2.- Para conocimiento y efectos

Illmo Sr. Primer Fiscal de la Corte Penal Internacional...... Ej. nº 2
(Sr. Luis Moreno Ocampo)

3.- Para conocimiento

Excmo Sr. Presidente del Gobierno español……………… Ej. nº 3
(Sr. José Luis Rodríguez Zapatero)

Excmo Sr. Presidente del Congreso de los Diputados
de las Cortes Españolas…………………………………… Ej. nº 4
(Sr. José Bono)

http://www.unidadcivicaporlarepublica.es/index.php/informacion/nuestramemoria/110-denuncia-de-amadeo-martonez-ingles-al-secretario-general-de-las-naciones-unidas

No hay comentarios: