Contacta con GRANADA REPUBLICANA UCAR

Escríbenos un correo electrónico a info@granadarepublicana.es

viernes, 8 de octubre de 2010

Felipe Alcaraz homenajea la memoria de Javier Egea en su novela "La Conjura de los Poetas"


El histórico dirigente comunista presentó ayer su nuevo libro en Sevilla

Web Comité Local PCA-Sevilla

01/10/2010

“Intentar que no haya una segunda muerte de Javier Egea”. Eso es lo que se ha propuesto el histórico dirigente comunista, Felipe Alcaraz, con la publicación de La Conjura de los Poetas, una novela donde realiza un recorrido por las distintas luchas literarias acontecidas durante los años de la Transición, inspirándose para ello en la figura del poeta granadino que se suicidó en 1999.

El ex presidente ejecutivo del PCE presentó ayer en Sevilla su nueva obra en la Casa del Libro. Y lo hizo acompañado por su editor, el ex ministro de Trabajo (PP), Manuel Pimentel, quien se deshizo en elogios hacia la persona de Alcaraz y, más concretamente, hacia su último trabajo. “Me quedé fascinado desde la primera línea”, “me tuvo luego dos o tres días pensando” o “es un novelón, un auténtico recital” son sólo algunas de las halagadoras expresiones que empleó para referirse a La Conjura de los Poetas.

Pimentel reconoció haberse sentido atrapado desde el primer momento de la lectura por una obra donde se narra la historia de una célula comunista “que va emergiendo poco a poco en Granada”.

Asimismo, valoró el interesante debate que Alcaraz reabre en las páginas del libro, un debate referente a la evolución que una gran parte de la izquierda de este país experimentó hacia la socialdemocracia y sus corrientes adyacentes tras la caída de la dictadura y el triunfo de la democracia. Porque, en palabras del editor, las cosas ya no están tan claras y quienes decidieron no renunciar a sus principios entonces, parecen recuperarse y sobreponerse ahora a sus derrotas del pasado. “Muchos de los que quedaron atrás en el camino empiezan a pensar que a lo mejor no lo hicieron tan mal”, aseveró.

Para Pimentel, Alcaraz combina de forma sobresaliente las tres condiciones que él suele exigirle a un escritor a la hora de editarle una obra en Almuzara: “que tenga algo que contar, que sepa hacerlo y que quiera hacerlo”. De ahí que, según el empresario, el libro no dejará indiferente a la gente y dará que hablar. “Va a remover y a centrar bastantes porqués e interrogantes en muchas personas”, sostuvo convencido.

Por su parte, el autor de La Conjura de los Poetas confesó la necesidad que le llevó a redactar esta novela: “Me pudrían las asaduras, había que contar las cosas cómo fueron para que se conozcan”, afirmó ante la atenta mirada de los asistentes al acto de ayer. Según Alcaraz, la obra de Egea, a la que sitúa a caballo “entre Góngora y el marxismo”, merece un reconocimiento mucho mayor que el actual, algo que achaca a su compromiso, coherencia política y, sobre todo, “a su resistencia al cambio”.

En este sentido, el veterano dirigente comunista no dudó en citar a Álvaro Salvador para asegurar que “los últimos años en España han sido los de la poesía de la socialdemocracia”. De hecho, esa es, a ojos de Alcaraz, “la gran tragedia de Javier Egea”, al haber mantenido hasta su fallecimiento su opción ideológica de fondo.

Sea como fuere, el dirigente del PCE dijo haberse limitado a entrar en un debate “público y publicado”. “Podría haberle dado algo más de salsipirri, relatando los amores de Dolores Ibárruri, como ha hecho alguien, pero yo no quería eso”, señaló Alcaraz, quien explicó que los 500 folios iniciales los redujo finalmente a unos 300 para evitar desviar la atención sobre su objetivo principal: escribir la biografía de un proyecto transformador, y de su derrota a manos de la literatura de consumo y sus estrategias.

No obstante, una vez pasada la etapa de aislamiento y tras el suicidio, Egea reaparece en la literatura española como uno de los grandes poetas del siglo XX y, desde luego, el que más allá llevó la posibilidad de una literatura de clase. Por eso, con este libro se busca homenajear su memoria y reivindicar su legado.

No hay comentarios: